¿Es Seguro Consumir Una Dieta Vegana Durante El Embarazo?

Por Food Insight

Post – 23 de octubre, 2020

Las dietas veganas excluyen todos los productos animales y enfatizan los alimentos vegetales ricos en nutrimentos como legumbres, cereales integrales, frutas y verduras. Las dietas veganas bien planificadas ricas en alimentos de origen vegetal pueden ser beneficiosas para la salud. Sin embargo, al excluir los alimentos de origen animal, seguir una dieta vegana puede hacer que sea más difícil obtener la cantidad recomendada de algunos nutrimentos. Como las necesidades de nutrimentos son mayores durante el embarazo, algunos pueden preguntarse si es seguro para las mujeres embarazadas seguir una dieta vegana. Este artículo resume los posibles beneficios para la salud y los nutrimentos específicos en los que deben enfocarse si sigue una dieta vegana durante el embarazo.

Beneficios de Salud

Las dietas veganas pueden ofrecer una variedad de beneficios para la salud. Suelen ser ricas en frutas, verduras, legumbres y cereales integrales (y muchos de estos alimentos son ricos en fibra y antioxidantes), que es una de las razones por las que las dietas veganas se han asociado con resultados positivos para la salud, como un menor colesterol LDL, mejores niveles de glucosa en sangre (en personas con diabetes tipo 2) y presión arterial más baja.

Durante el embarazo, los patrones de alimentación con mayor contenido de fibra, así como tienden a ser las dietas veganas, se asocian con un menor riesgo de desarrollar diabetes gestacional. Algunas investigaciones muestran que las mujeres embarazadas que siguen una dieta vegana pueden tener un menor riesgo de parto por cesárea (cesárea), mortalidad materna o infantil y depresión posparto.

La Academia de Nutrición y Dietética ha emitido una posición oficial que respalda lo saludable de las dietas veganas planificadas adecuadamente durante el embarazo, al tiempo que destaca la importancia de obtener ciertos nutrimentos clave (de los que a menudo carecen las dietas veganas) a través de suplementos y alimentos enriquecidos. Revisemos los nutrimentos específicos, las fuentes de alimentos y los suplementos potenciales que se debe tener en cuenta si sigue una dieta vegana durante el embarazo.

Nutrimentos de Especial Interés

Vitamina B-12

La vitamina B-12 es importante para la producción de ADN y para mantener saludables los nervios y las células sanguíneas, además de ayudar a prevenir la anemia megaloblástica. La vitamina B-12 se encuentra en alimentos de origen animal, por lo que las dietas veganas no contienen de forma natural esta vitamina en cantidades suficientes. Las mujeres embarazadas que siguen una dieta vegana deben consultar con su médico para determinar si se necesita o no un suplemento de B-12 y qué método de suplementación (a menudo inyectable o en forma de cápsula) es mejor para ellas. Una deficiencia de B-12 puede aumentar el riesgo de resultados adversos maternos y neonatales, como el parto prematuro.

Ácidos Grasos Omega-3

EPA y DHA son tipos de ácidos grasos omega-3 que son esenciales para el desarrollo saludable del cerebro, los ojos y el sistema nervioso de un bebé. Aquellos que siguen una dieta vegana pueden obtener suficientes ácidos grasos omega-3 en su dieta, pero tienden a tener niveles más bajos de EPA y DHA porque estos se encuentran principalmente en pescados grasos de agua fría como el salmón, el arenque, las sardinas y la caballa. Las semillas de lino, las semillas de chía, las nueces y algunos aceites de cocina (por ejemplo, los aceites de canola, de linaza y de soya) son fuentes vegetales de un tipo de ácido graso omega-3 (ALA), que se convierte en EPA y DHA en el cuerpo.

Hierro

El hierro ayuda a llevar oxígeno de nuestros pulmones a nuestros tejidos y al mismo tiempo es esencial para el crecimiento físico, el desarrollo neurológico, la función celular y la síntesis de algunas hormonas. Aunque el hierro se encuentra tanto en fuentes vegetales como animales, nuestros cuerpos no absorben el hierro de los alimentos vegetales tan bien como lo hacen de los productos animales. Todas las mujeres embarazadas, no solo las veganas, corren el riesgo de sufrir deficiencia de hierro, porque las necesidades de hierro durante el embarazo aumentan significativamente. De hecho, alrededor del 16% de las mujeres embarazadas en los EE. UU. se considera con deficiencia de hierro (incluido casi el 3% con anemia por deficiencia de hierro), lo que las pone en riesgo de complicaciones como bajo peso al nacer. Las autoridades sanitarias como el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Organización Mundial de la Salud recomiendan algún tipo de suplemento de hierro para ayudar a prevenir la anemia por deficiencia de hierro durante el embarazo.

Yodo

El yodo juega un papel clave en el desarrollo temprano de nuestro sistema nervioso central y esquelético. El yodo se encuentra en fuentes animales como pescado (por ejemplo, bacalao y atún), camarones, otros mariscos y productos lácteos (por ejemplo, leche, yogurt y queso). La mejor fuente vegana de yodo son las algas. La ingestión insuficiente de yodo puede provocar un crecimiento infantil deficiente y una función tiroidea deteriorada.

Calcio

El calcio es necesario para la salud ósea, la función cardiovascular y muscular y la señalización del sistema nervioso. El calcio se encuentra en fuentes de alimentos de origen vegetal y animal como lácteos, verduras de hojas verdes como la col rizada y berza, soya y productos de soya elaborados con calcio, algunos tipos de frutos secos y semillas, así como muchos alimentos enriquecidos. La ingestipon insuficiente de calcio durante el embarazo puede aumentar el riesgo materno de preeclampsia, fracturas y enfermedades óseas.

Zinc

El zinc es un componente necesario para gran parte de la actividad dentro de nuestras células, incluida la síntesis de proteínas y ADN. También apoya la función inmunológica, el crecimiento, el desarrollo y la cicatrización de heridas del cuerpo. Las mujeres embarazadas que siguen una dieta vegana a menudo no consumen suficiente zinc. El zinc se encuentra principalmente en fuentes de alimentos de origen animal y, en el caso de una dieta vegana, la ingestión de zinc puede verse disminuida por la ingestión de inhibidores de la absorción como el ácido fítico, que está presente en los cereales y los granos.

Vitamina D

La vitamina D es importante para la absorción de calcio, la función inmunológica y la salud del cerebro. Muchos adultos tienen un bajo contenido de vitamina D porque se encuentra en relativamente pocos alimentos. Las principales fuentes alimentarias de vitamina D tienden a ser alimentos de origen animal (por ejemplo, pescado graso, leche, yemas de huevo e hígado), por lo que las mujeres embarazadas que siguen una dieta vegana deben estar conscientes de esta posible deficiencia de nutrimentos. Algunas investigaciones sugieren que la suplementación con vitamina D durante el embarazo puede afectar la enfermedad autoinmune y el desarrollo neuropsicológico.

Conclusiones

La evidencia disponible muestra que las dietas veganas bien planificadas se consideran seguras durante el embarazo; sin embargo, requieren una gran conciencia para mantener una ingestión equilibrada de nutrimentos clave. Si bien es cierto que muchos médicos recomiendan una vitamina prenatal para las mujeres en edad fértil independientemente de la dieta que sigan, es mejor trabajar con un proveedor de atención médica para asegurarse de que se están consumiendo las cantidades adecuadas de nutrimentos de los alimentos y suplementos necesarios para la salud óptima de ti y el bebé.

La información de este artículo no debe sustituir la atención individualizada recibida de un médico.

Para obtener más información, consulta estos recursos sobre el embarazo y la alimentación infantil:
(todos los links son documentos en inglés)

Este artículo contiene contribuciones de Alyssa Pike, RD, Kris Sollid, RD y Ali Webster, RD, PhD.