Serie de Producción de Leche y Nutrición: Leche de Vaca

Por Tamika Sims, PhD | 13 de marzo del 2018
Última actualización 13 de marzo del 2018

Tal vez recuerdes haber escuchado a alguien hace años decirte, “La leche le hace bien a tu cuerpo”. La mayoría de nosotros crecimos bebiendo leche en casa, en la escuela, en un campamento de verano y en todos los lugares a donde van los niños. ¿Pero alguna vez pensaste de dónde viene la leche?

Bueno, te dijimos en el pasado que la leche segura comienza en la granja. Es verdad; las vacas lecheras producen la leche que recogemos en las tiendas y mercados de nuestros vecindarios. Muchos de nosotros no tomamos leche de vaca debido a la preferencia, la intolerancia a la lactosa o las alergias. También nos gustan otras “leches”. En aumento en popularidad son la leche de almendras, la leche de coco y la leche de soya. Cada uno de estos se produce sin una vaca a la vista, pero todos con la seguridad y la nutrición en mente.

Debido a que muchos de nosotros, aparentemente, disfrutamos de nuestra leche en una variedad de lugares, pensamos que sería una buena idea visitar el lado de producción y nutrición de cada una de estas leches con una nueva serie. La primera entrega se enfoca en la leche de vaca. Estén atentos a la almendra, el coco y la soya.

Dónde comienza nuestra historia sobre la leche

Ya sabes que la leche proviene de ordeñar una vaca. ¿Pero qué tal una pequeña idea de cómo sucede esto? La lactancia (acumulación / bajada de leche en la ubre de la vaca) para las vacas lecheras ocurre en paralelo con el ciclo reproductivo de la vaca. Una vez que una vaca hembra tiene un ternero (vaca bebé), está lista para comenzar a producir leche. La secreción de leche en la ubre de la vaca en realidad comienza poco antes del nacimiento de la vaca, de modo que el ternero puede comenzar a alimentarse inmediatamente después del nacimiento. La vaca continúa dando leche por alrededor de 10 meses. La producción de leche disminuye gradualmente y, después de esos primeros 10 meses, puede disminuir hasta la mitad de su volumen máximo.

¿Estás nutrido?

La leche es una fuente de nutrición. Debido a esto, las Guías Dietéticas 2015-2020 para los estadounidenses recomiendan que consumamos tres porciones de productos lácteos sin grasa o bajos en grasa cada día. Una taza de leche baja en grasa al 1 por ciento (que cuenta como una porción de productos lácteos) contiene aproximadamente 100 calorías y más de 8 gramos de proteína. La leche también proporciona algunos nutrimentos “insuficientes” (calcio, vitamina D y potasio) que han sido identificados por las Guías Alimentarias como nutrimentos de interés, así como también otros micronutrimentos como la vitamina A y la riboflavina.

Moo Moo Aquí, Leche Leche Allá

Las vacas lecheras se crían en granjas en todo el país. Los agricultores siguen las regulaciones federales sobre cómo alimentar a las vacas, proporcionarles un entorno apropiado y recibir atención veterinaria para controlar la salud de las vacas y tratarlas según sea necesario. El cuidado apropiado e higiénico para las vacas comienza el protocolo de seguridad en la producción de leche.

Las vacas de hoy, que han sido criadas para más de una raza altamente lactante de la que dependemos, producen aproximadamente seis veces más leche que las vacas primitivas. El Servicio Nacional de Estadísticas Agrícolas (NASS) del Departamento de Agricultura de los EE. UU., informó recientemente que la producción anual de leche en los Estados Unidos fue de 215 mil millones de libras, un 1.4 por ciento más que en 2016.

Leche Orgánica: Beber o no Beber

Muchas personas prefieren tomar leche orgánica en lugar de leche normal. Ambas son una forma segura, regulada y nutritiva de tomar leche de vaca. No existe una ventaja reguladora o de seguridad en el consumo de leche orgánica en lugar de orgánica. El Servicio de Comercialización Agrícola (AMS, por sus siglas en inglés) del USDA, administra programas que facilitan la comercialización eficiente y justa de todos los productos agrícolas de EE.UU., incluyendo la leche. Las reglas y regulaciones orgánicas del AMS establecen los estándares que rigen la producción de leche orgánica de los agricultores. Específicamente, las Órdenes Federales de Comercialización de Leche son reglas solicitadas por la industria para estabilizar las condiciones de la leche líquida. Las Órdenes señalan que “hacen que la compra y venta de leche líquida sea un proceso ordenado y confiable para los productores, distribuidores de leche y consumidores”.

Entonces, ¿cuál es la diferencia real? Bueno, para que la leche sea etiquetada como orgánica, debe provenir de una vaca que nunca haya sido tratada con antibióticos (si una vaca se enferma, debe tratarse bajo cuidado veterinario, pero luego su leche no puede etiquetarse como orgánica), nunca se le hayan administrado hormonas y se haya alimentado con al menos el 30 por ciento de su dieta en pasturas y cualquier alimento utilizado también debe ser orgánico certificado.

Esto es más o menos cómo se produce la leche regular, pero no se requiere alimentación orgánica y se permite el uso de antibióticos. Si se usan antibióticos, que están bajo la guía de regulación federal y con la atención veterinaria, una vez que el tratamiento de la vaca haya terminado, puede regresar a sus “deberes normales”. Ni la leche orgánica ni la no orgánica contienen antibióticos. En enero de 2017, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA) completó la implementación de la Guía para la industria n.º 213, que prohíbe el uso de antimicrobianos y antibióticos para fines de producción y cambió el estado de comercialización de estos medicamentos de los medicamentos de venta libre a los recetados, lo que significa que los medicamentos solo se pueden administrar a través de la prescripción de un veterinario. En particular, un informe reciente de la FDA ha demostrado que las ventas de antibióticos y tratamientos antimicrobianos utilizados en animales criados para alimentos disminuyeron en 2016 en comparación con el año anterior.

Otra diferencia entre la leche orgánica y no orgánica, como se señaló, es el uso de hormonas. La producción de leche no orgánica permite el uso de hormonas para asegurar la reproducción constante de la vaca y, por lo tanto, la producción de leche. Pero los usos están regulados y la leche se prueba regularmente para garantizar que los niveles de hormonas sean seguros y bajos. Deberíamos mencionar que cualquier producto animal que consumas, sea orgánico o no, puede contener un nivel bajo de hormonas, porque las hormonas se producen naturalmente en todos los animales (y personas).

Reflexiones Finales

Entonces ahora sabes mucho sobre el “oro blanco” que disfrutas con galletas, cereales y chocolate caliente. La leche de vaca es una forma regulada, segura y nutritiva de disfrutar una bebida o comida. Estén atentos para otros artículos de esta serie, mientras observamos de cerca la producción y nutrición de alternativas a la leche de vaca.

Este blog incluye contribuciones de Megan Meyer, PhD.