Comprendiendo Las Fechas En Las Etiquetas De Los Alimentos Envasados

Por Food Insight

Post – 14 de noviembre, 2019

Nuestra investigación de Comportamientos y Percepciones del Consumidor sobre el Desperdicio de Alimentos de 2019 descubrió que una de las principales razones por las que los consumidores tiran la comida es porque se ha echado a perder o está rancia. Este hallazgo se presta a dos preguntas de seguimiento: ¿Cómo sabemos si un alimento se ha echado a perder o está rancio? ¿Y las fechas de las etiquetas en los alimentos envasados pueden ayudarnos a decidir?

Si bien una parte importante del manejo seguro de los alimentos incluye el almacenamiento adecuado de alimentos para evitar el deterioro, a veces los alimentos se tiran por las fechas en las etiquetas, no porque estén realmente en mal estado. De hecho, durante varios años, nuestra Encuesta anual de alimentos y salud ha demostrado que la principal preocupación de seguridad alimentaria para los consumidores son las enfermedades transmitidas por los alimentos causadas por bacterias.

Muchos consumidores no entienden las fechas de las etiquetas en los alimentos envasados, así que veamos si podemos aclarar algo de esa confusión. Aquí hay algunos datos rápidos sobre las fechas de las etiquetas de los alimentos envasados y cómo saber si la comida está realmente echada a perder.

Consejos para entender las fechas de las etiquetas

Calidad, No Seguridad

Las fechas en las etiquetas, también llamadas etiquetas de “fechas de apertura”, se basan en la calidad, no en la seguridad (excepto los productos de fórmula infantil).

  • Una fecha de “Mejor si se usa antes/ Úsese antes de” indica cuándo un producto tendrá el mejor sabor o calidad. No es una fecha de compra o seguridad.
  • Una fecha de “Vencimiento” le dice a la tienda cuánto tiempo mostrar el producto a la venta para la gestión de inventario. No es una fecha de seguridad.
  • Una fecha de “Caducidad” es la última fecha recomendada para el uso del producto con la máxima calidad. No es una fecha de seguridad, excepto cuando se usa con fórmula infantil (ver más abajo).
  • Una fecha de “Congelación” indica cuándo se debe congelar un producto para mantener la máxima calidad. No es una fecha de compra o seguridad.

La Excepción a la Regla: Fórmula Infantil

Hay una excepción a estas reglas: las fechas de las etiquetas en los productos de fórmula infantil están reguladas por el gobierno federal. Los productos alimenticios para lactantes deben llevar una fecha de “caducidad”, hasta la cual el fabricante ha confirmado que el producto contiene no menos de una cantidad mínima de cada nutrimento identificado en la etiqueta del producto y que el producto tendrá una calidad aceptable.

Etiquetas Voluntarias

Los fabricantes pueden agregar etiquetas de fecha voluntariamente y estas etiquetas deben considerarse una estimación. Los fabricantes de alimentos agregan estas etiquetas de fecha para informar a los consumidores de la fecha en que los alimentos estarán en su mejor calidad y sabor. Sin embargo, estas fechas no son una ciencia exacta y los consumidores deben saber de posibles inconsistencias al evaluar si comer o tirar un alimento en particular.

Use su Criterio

Use su discreción al decidir si se tira o no un alimento. Debe ser seguro consumir un alimento más allá de su etiqueta de fecha si se ha almacenado correctamente. Sin embargo, los consumidores deben evaluar regularmente su despensa y refrigerador, monitorear cualquier cambio en la textura y el olor y usar su mejor criterio.

¿Cómo saber si un alimento ya se echó a perder?

Como se señaló anteriormente, almacenar los alimentos adecuadamente es el primer paso para mantenerlos lo más frescos y seguros posible durante el mayor tiempo posible. Esta tabla de almacenamiento de refrigeradores y congeladores, proporcionada por la Administración de Drogas y Alimentos, incluye tiempos de almacenamiento seguros para muchos alimentos ampliamente utilizados. Sin embargo, la FDA aconseja que todos los alimentos se examinen en busca de deterioro, independientemente de las fechas declaradas en el envase. Aquí hay algunos signos claros de deterioro que los consumidores pueden buscar al evaluar sus alimentos:

  • Los alimentos que son anormalmente blandos, descoloridos o tienen un olor inusualmente desagradable probablemente se hayan echado a perder y se deben desechar.
  • Los alimentos que se han moldeado o que han desarrollado una película “viscosa” no se deben comer. Incluso si elimina el moho o la baba, los microbios persistentes pueden representar una amenaza de enfermedad transmitida por los alimentos.
  • En el caso de los productos enlatados, las latas hinchadas a menudo indican un producto en mal estado. Sin embargo, el deterioro no es la única causa de latas anormales. Por lo tanto, los consejos mencionados anteriormente se deben utilizar para investigar más a fondo el potencial de deterioro.
  • Si tus habilidades para detectar el deterioro aún no te ayudan y tienes preguntas o inquietudes sobre la calidad, la seguridad y/o el etiquetado de los alimentos, debes comunicarse con la compañía que produjo el producto. La mayoría de los alimentos envasados ​​proporcionan la información de contacto de la compañía en el paquete. Además, la función “Preguntar al USDA” del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos es un gran recurso para obtener más información sobre el manejo y almacenamiento de alimentos de manera segura, así como para prevenir enfermedades transmitidas por los alimentos.
  • Por último, si tienes dudas, tira la comida. Es mejor ser demasiado cauteloso que comer alimentos potencialmente inseguros.

Muchos de nosotros queremos ser eficientes y seguros cuando se trata de nuestras elecciones de alimentos. Esperamos que estos consejos puedan aclarar parte de la confusión en torno a las las fechas de las etiquetas de los alimentos y ayudarte a reducir el desperdicio innecesario de alimentos. 

Este artículo fue escrito por Alyssa Pike, RD y Tamika Sims, PhD.